boton-h 01boton-h 02boton-h 03boton-h 04boton-h 05boton-h 06

XXXIV Domingo del tiempo ordinario

No corren tiempos favorables para lenguajes jerárquicos, ni para uso de títulos nobiliarios, en los que fundarse para sobresalir. Al contrario, los que, por una u otra razón, llevan añadido un nombre de dignidad, saben que la vida les ha señalado para servicio de los demás, y no para vivir a costa de los otros.

El rey y el papa se comprenden a sí mismos con una vocación de servicio, y este será el mejor crédito de su dignidad. San Juan Pablo II, en su homilía de comienzo de pontificado se presentó como servidor, e invocó al Señor: "Haz que me convierta en tu servidor, servidor de tu dulce potestad, siervo de tus siervos" (Homilía 22-X-1978).

Todos hemos oído este famoso verso de San Juan de la Cruz con el que se comienza las famosas Canciones entre el alma y el esposo cuyo comentario constituye una de sus más famosas obras, el Cántico espiritual. El verso está evocando el Cantar de los Cantares cuando la esposa busca al esposo y no lo haya: "En mi lecho, por las noches, he buscado al amor de mi alma. Lo busqué y no lo hallé" (Ct 3, 1). La esposa entonces sale en búsqueda del esposo "por las calles y plazas para buscar al amor de mi alma. Le busqué y no le hallé" (Ct 3, 2).

Esta mañana comencé mi oración un poco atareada... Llevaba menos de una hora despierta y ya había visto en Facebook un mensaje pidiéndome oración por una consagrada que acaba de perder trágicamente a su hermano, en whatsapp un mensaje de mi mamá preocupada por una amiga a la que le han encontrado un tumor, una llamada a mi abuela y acaba con cinco intenciones más... Tengo cincuenta jóvenes a las que guío espiritualmente, cada una con sus problemas y anhelos; familias y personas con las que he trabajado en diferentes países que piden ayuda, consejo, oración; muchos hermanos sacerdotes por los que he ofrecido mi vida y a los que quiero acompañar; una comunidad a la que quisiera arrancar gracias; familiares y amigos sufriendo, alejados de Dios; en las noticias guerra, enfermos, pobres...

Tuyo soy

Escrito por 10 Nov 2014

En la oración nos ponemos en presencia del Señor como del Tú absoluto, que nos saca del terreno de nosotros mismos y nos hace penetrar en su proprio misterio. La verdadera oración nos hace olvidarnos de nosotros y nos eleva la mente y la corazón hacia el Señor. Es algo parecido a la llamada de Abrahán que dejó su tierra para ir a la tierra que el Señor le iba a indicar: "Sal de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre hacia la tierra que yo te mostraré" (Gen 12,1). El orante tiene que abandonar terreno conocido para ir poco a poco entrar en la tierra de Dios que conoce menos o por completo. Se tiene que fiar del Señor y de su palabra y abandonarse. Poco a poco deja de ser de él o ella mismos y comienza a ser más y más de Dios. La persona va penetrando más y más en el misterio de Dios aunque siempre habrá una distancia infinita entre los dos. Pero ella va saboreando más y más el amor de Dios y va recibiendo más y más amor y luz de Él.

XXXII Domingo del tiempo ordinario

Estamos llegando al final del Año Litúrgico. Las lecturas de este domingo nos proponen evaluar, de alguna manera, cómo nos preparamos para la venida del Señor, para la que cada ser humano debe estar dispuesto.

La Palabra aconseja equiparse con la sabiduría, que en el evangelio aparece en forma de aceite en la lámpara, y con la reserva suficiente para superar la noche y la posible tardanza del Señor. "Las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas" (Mt 25,4) Las que aciertan a llevarlo son sensatas y entran al banquete de bodas. "Llegó el esposo y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas" (Mt 25,10)", que es el objetivo de toda la vida del creyente.
En las diferentes lecturas hay una alusión al tiempo: se hace referencia a la noche, a las vigilias, y al amanecer, símbolo de permanecer en vela, vigilante. Buscar temprano, madrugar, tener aceite dispuesto, son actitudes que se aconsejan para coincidir con quien es la Sabiduría, que es Cristo resucitado.

 

Suscripción

Podcast

Todos los audios

banners siguenos

banners youtube

Comunidad de intercesión

rezamos2

Compartir

Si te ayuda este blog ¡Compártelo!

¿Qué es la oración?

¿Cómo rezar?

Pedagogía de la oración

Oraciones

Liturgia

La tradición

El arma de Juan Pablo II – la consagraci…

El arma de Juan Pablo II – la consagración mariana

En el "Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen", San Luis María Grignion de Montfort nos dice que...

Noticias sobre la oración

Pensamientos

Temas frecuentes

abandono adoración adviento agradar a Dios agradecimiento alabanza alma amistad amor amor a Cristo amor a Dios amor de Cristo amor de Dios apóstol arrepentimiento auxilio ayuda bautismo belleza bendición Benedicto XVI bondad buscador de Dios búsqueda de Dios camino caridad cielo comentario a la liturgia compasión comunión confesión confianza confianza en Dios consagración consuelo contemplación conversión corazón Creación creaturas Cristo cruz cuaresma cómo orar cómo rezar deseo desprendimiento Dios dolor ejemplo de Cristo Encarnación escucha esperanza Espíritu Santo eternidad Eucaristía evangelizar familia fe felicidad fidelidad fortaleza gloria de Dios gozo gracia gratitud hijos humildad Iglesia intercesión Jesucristo Jesús libertad liturgia lucha luz maestros de vida espiritual Maria martirio María matrimonio meditación miedo misericordia muerte Navidad obediencia ofrecimiento oracion oraciones oraciones para niños oración orar con los salmos Pablo VI paciencia Padre padrenuestro padres palabra Palabra de Dios Papa Francisco para reflexionar pascua Pasión de Cristo paz pecado perdón perseverancia petición pobreza predicación presencia de Dios protección Providencia redención reflexión resurrección rosario sabiduría sacerdocio sacrificio Sagrado Corazón de Jesús salmos Salvación santa misa santidad santos Santísima Virgen sed de Dios Semana Santa sencillez sequedad Señor silencio sufrimiento súplica tentaciones testimonio tiempo tristeza unión con Dios verdad vida vida espiritual vida interior virgen de guadalupe Virgen María visita al Santísimo vocación voluntad de Dios