Oración para terminar la adoración eucarística

Señor Jesús,
Quiero darte las gracias por este ratito de cielo.
Espero que mi compañía haya sido de tu agrado.
Vuelvo a mis ocupaciones,
pero procuraré mantenerme unido a ti donde quiera que me encuentre.
Me voy pero te dejo aquí a mi ángel de la guarda,
También mi corazón se queda en el Sagrario
consumiéndose como una llama ardiente en tu presencia.
Ayúdame a ser fiel testigo de mi fe y de tu amor
en mi hogar y con todas las personas con quien me encuentre.
Te alabo, te bendigo y te doy gracias.
Hasta el próximo jueves, Señor.