vida cristiana

El éxito en dos pasos sencillos

éxito en la vida, en dos pasos

«El pecador ha de sentir siempre que tus palabras proceden exclusivamente de tu caridad. Las palabras caritativas han de preceder siempre a las recomendaciones punzantes. Si quieres ser útil a las almas de tus prójimos, recurre primero a Dios de todo corazón y pídele con sencillez que te conceda esa caridad, suma de todas las virtudes y la mejor garantía de éxito en tus actividades» (San Vicente Ferrer, Tratado sobre la vida espiritual). 

La sencillez en el progreso espiritual

La naturaleza no procede nunca por detalles, pero va siempre de lo simple a lo compuesto. Toma una semilla y concentra su acción sobre el principio vital, oculto en la unidad y simplicidad de este primer elemento. Los principios de […]

El suave yugo de Jesús

¡Dios mío, cuánto más sencilla y más fácil es la verdadera piedad! Mi yugo es suave y mi carga ligera, dice a todos el Maestro de la piedad. Es necesario comenzar siempre por recibir la acción de Dios, a fin […]

La piedad pasiva, puerta de la vida

Desde el momento que la vida entra por esta puerta, mi acción se encuentra asida y gobernada por la acción divina; ya no soy yo quien determina y dirige en mí un movimiento puramente humano; ceso de ser hombre y […]