Warning: Error while sending QUERY packet. PID=27529 in /home/laoracion/public_html/wp-includes/wp-db.php on line 1887
Cómo Orar | La Oración

Cómo Orar

Consejos prácticos para saber cómo orar, cómo mejorar la comunicación con Dios, cómo crecer en la vida de oración, aprender a rezar mejor

El éxito en dos pasos sencillos

éxito en la vida, en dos pasos

«El pecador ha de sentir siempre que tus palabras proceden exclusivamente de tu caridad. Las palabras caritativas han de preceder siempre a las recomendaciones punzantes. Si quieres ser útil a las almas de tus prójimos, recurre primero a Dios de todo corazón y pídele con sencillez que te conceda esa caridad, suma de todas las virtudes y la mejor garantía de éxito en tus actividades» (San Vicente Ferrer, Tratado sobre la vida espiritual). 

7 medios prácticos para formar el hábito de la presencia de Dios

7 medios prácticos para formar el hábito de la presencia de Dios

En las últimas dos notas he hablado sobre el hábito más importante la vida espiritual: el hábito de la presencia de Dios. Allí he explicado en qué consiste. Ahora propongo algunos medios prácticos para vivir en la presencia de Dios.

Cuando sufres y no entiendes nada

Ayúdame, oh Señor, a ser misericordioso

¿Por qué me sucede esto a mí? ¿Cómo lo permite Dios? ¿Qué hice para merecer este castigo? ¿Qué será de mi futuro? Son preguntas hirientes que brotan con frecuencia en medio del sufrimiento.

Con el salmista (Sal 30) gritamos:

“Piedad, Señor, que estoy en peligro:

se consumen de dolor mis ojos,

mi garganta y mis entrañas.”

Le damos vueltas con la cabeza y no entendemos nada. Es simplemente incomprensible. Toda la sensibilidad se retuerce y a veces se rebela. No es para menos. “No lo entiendo, Señor, no tiene ningún sentido, no me entra en la cabeza.”

¿Cómo encontrar la paz profunda del corazón?

¿Cómo encontrar la paz profunda del corazón?

Los hombres somos bastante autosuficientes, pero a cada paso nos topamos con la evidencia brutal de nuestros propios límites. Nos damos cuenta de que somos frágiles, que no todo resulta como quisiéramos, que cometemos errores y pecados, que hay cosas que no dependen de nosotros y nos ponen un alto o una desviación en el camino, aunque no nos guste… Esto quita la paz.