Nació el 28 de febrero de 1961 en Monterrey, México. Pertenece a la Congregación de los legionarios de Cristo. Fue ordenado sacerdote por el Papa Juan Pablo II el 3 de enero de 1991. Después de 25 años de servicio en la secretaría general de la Legión de Cristo y del Movimiento Regnum Christi en Roma, preside actualmente la Cátedra de espiritualidad de la Universidad Anáhuac de México. Centra su ministerio en la dirección espiritual y la predicación de cursos de oración y retiros. Ha escrito: ¿Cómo orar? Guía sencilla para despertar el corazón profundo, y Oraciones para encontrar paz.

Soy un sacerdote profundamente feliz y un buscador de Dios como tú. Disfruto estar con Cristo Eucaristía, percibir la brisa suave del Espíritu Santo por todas partes, descansar en los brazos de la Virgen María y vivir bajo su mirada.

Pertenezco a la Legión de Cristo y al Regnum Christi. Fui ordenado sacerdote por el Papa Juan Pablo II el 3 de enero de 1991.

Evaristo Sada, L.C.

Creo que lo mejor que puedes hacer por una persona es enseñarle a orar.

¿Ya te sumaste a mis redes sociales?

Cada día publico el minuto con el Espíritu Santo, la oración de la mañana, la oración de la noche, la mejor colección de frases católicas, los principales mensajes del Papa Francisco, consejos prácticos para la oración, etc.

Lee algo de lo publicado recientemente

buscar a Dios

Un consejo para buscar y encontrarte con Dios

«Rabbí, ¿cuándo has llegado aquí?» Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: vosotros...
Vida Eterna

El regalo de San Ignacio a la Iglesia

0
San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús nacido en el País Vasco,...
Vacaciones con Dios

¿Cómo plantear tu tiempo de descanso?

“Los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho...
Abandono en Dios

Poner en Dios Padre nuestra confianza

“Llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre...
Amor a la familia

Valora y ama lo que tienes

“Cuando llegó el sábado (Jesús) se puso a enseñar en la sinagoga. La multitud, al...