Nació el 28 de febrero de 1961 en Monterrey, México. Pertenece a la Congregación de los legionarios de Cristo. Fue ordenado sacerdote por el Papa Juan Pablo II el 3 de enero de 1991. Después de 25 años de servicio en la secretaría general de la Legión de Cristo y del Movimiento Regnum Christi en Roma, preside actualmente la Cátedra de espiritualidad de la Universidad Anáhuac de México. Centra su ministerio en la dirección espiritual y la predicación de cursos de oración y retiros. Ha escrito: ¿Cómo orar? Guía sencilla para despertar el corazón profundo, y Oraciones para encontrar paz.

Soy un sacerdote profundamente feliz y un buscador de Dios como tú. Disfruto estar con Cristo Eucaristía, percibir la brisa suave del Espíritu Santo por todas partes, descansar en los brazos de la Virgen María y vivir bajo su mirada.

Pertenezco a la Legión de Cristo y al Regnum Christi. Fui ordenado sacerdote por el Papa Juan Pablo II el 3 de enero de 1991.

Evaristo Sada, L.C.

Creo que lo mejor que puedes hacer por una persona es enseñarle a orar.

¿Ya te sumaste a mis redes sociales?

Cada día publico el minuto con el Espíritu Santo, la oración de la mañana, la oración de la noche, la mejor colección de frases católicas, los principales mensajes del Papa Francisco, consejos prácticos para la oración, etc.

Lee algo de lo publicado recientemente

Vivir con la mirada en Dios

Vivir con los ojos puestos en Jesús

“Puesto que muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que...
Amor a Maria

Qué importante es la presencia de María en nuestra Redención

A los tres días, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de...

María, pureza en vuelo

0
María, pureza en vuelo, Virgen de vírgenes, danos la gracia de ser humanos sin olvidarnos del cielo. Enséñanos a...
fiesta del bautismo del señor

Bautismo del Señor: recuerda que eres hijo muy amado de Dios

“Y sucedió que, cuando todo el pueblo era bautizado, también Jesús fue bautizado; y, mientras...
Epifania

¡Vamos todos a adorarlo!

“Los Magos, al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa,...