¿Cómo Orar?

Si Dios te dijera: Pídeme lo que quieras, ¿qué le pedirías?

Si Dios te dijera: Pídeme lo que quieras, ¿qué le pedirías?

Para vivir hay que respirar, respirar aire puro, oxigenado. Si no, te ahogas, te asfixias.

Una orquesta sinfónica, aún cuando tenga en programa una función todos los días, comienza siempre por afinar los instrumentos. Uno podría preguntarse: pero ¿para qué? Si son instrumentos pulidos, valiosos y cuidados con esmero, ¿realmente es necesario afinarlos todos los días, cada vez que se van a tocar? Es así. Si queremos vivir bien nuestra vida espiritual, necesitamos afinar el amor y respirar aire nuevo, el aire puro del Espíritu, todos los días.

Jesucristo no podía vivir sin orar, como nosotros no podemos vivir sin respirar. 

Read More »

Consagración al Sagrado Corazón de Jesús

¿No ardía nuestro corazón?

“¿No ardía nuestro corazón en el camino mientras nos explicaba las Escrituras?”  Esta es la pregunta en forma de exclamación de los dos discípulos de Emaús cuando se dieron cuenta de que el misterioso acompañante que les había abierto los ojos del corazón durante […]

Read More »

¿Cómo perseverar en el propósito de la meditación diaria?

¿Cómo perseverar en el propósito de la meditación diaria?

Los propósitos de cuaresma son como cuando me resuelvo a iniciar una dieta o comenzar a hacer gimnasia todos los días. Veo la necesidad, tomo la determinación, comienzo y ¡qué difícil es perseverar! La dificultad en hacer cosas buenas que son arduas y difíciles no está en saber lo que está bien, sino en tener la determinación para hacer el bien y la constancia para hacerlo siempre, aunque cueste y aunque se me quiten las ganas.

Read More »

Las letanías ¿oración o palabrería?

Consejos de San Benito para la cuaresma

«Aunque la vida del monje debería tener en todo tiempo una observancia cuaresmal, sin embargo, como son pocos los que tienen semejante fortaleza, los exhortamos a que en estos días de Cuaresma guarden su vida con suma pureza, y a que borren también en estos días santos todas las negligencias de otros tiempos. Lo cual haremos convenientemente, si nos apartamos de todo vicio y nos entregamos a la oración con lágrimas, a la lectura, a la compunción del corazón y a la abstinencia.

Por eso, añadamos en estos días algo a la tarea habitual de nuestro servicio, como oraciones particulares o abstinencia de comida y bebida, de modo que cada uno, con gozo del Espíritu Santo, ofrezca voluntariamente a Dios algo sobre la medida establecida, esto es, que prive a su cuerpo de algo de alimento, de bebida, de sueño, de conversación y de bromas, y espere la Pascua con la alegría del deseo espiritual» (San Benito, Regla, Capítulo 49).

 

Read More »

¿Cómo orar cuando alguien te hace sufrir?

¿Cómo orar cuando alguien te hace sufrir?

Hay personas que nos hacen sufrir. Sabiéndolo o no, queriéndolo o no, pero nos hacen pasar malos ratos. Nos duelen sus palabras hirientes, sus actitudes humillantes, sus tratos despóticos, su falta de responsabilidad, sus infidelidades, sus prontos temperamentales, sus olvidos y negligencias…

 
Ante personas así podemos reaccionar siendo con ellos de la misma manera que sonellos con nosotros: “para que se enteren”, “para que vean lo que se siente”. O bien podemos enfrentarlos, decirles sus verdades y ponerles un alto. O incluso evadir el problema ignorándolo y dejándolo a su suerte. Pero sabemos que estos recursos pocas veces funcionan.

Read More »

¿Cuál fue el secreto de la Virgen María?

¿Cuál fue el secreto de la Virgen María?

Una de las pruebas de que nuestra vida de oración va por buen camino es el progreso en la virtud. Si nos vamos pareciendo más a Jesucristo, pensando más como Él, actuando como Él, entonces se puede afirmar que hay progreso en la oración. El progreso en la oración se demuestra en el progreso en la virtud: en ser más como Cristo. Cuando el Espíritu Santo obra en una persona, el resultado es la transformación en Cristo: “Ya no yo, es Cristo quien vive en mí” (Ga 2,20)

Read More »