Formula para la entronización de la imagen Guadalupana en los hogares y establecimientos mexicanos

378

El sacerdote, (el padre de familia, la madre o la persona mas autorizada de la familia o de las amistades, así como alguno de los que trabajan en el estable cimiento), delante de la Imagen que deberá colocarse en un lugar de honor:
– Nuestro auxilio está en el nombre del Señor.
R. Que hizo el cielo y la tierra.
– El Señor esté con vosotros (ustedes).

R.Y con tu espíritu.

 

OREMOS:

Omnipotente y Eterno Dios que no prohíbes que sean esculpidas o pinta das las imágenes de los santos, para que, cuantas veces las contemplemos con los ojos del cuerpo, otras tantas meditemos sus ejemplos e imitemos sus virtudes; te pedimos que bendigas y santifiques esta imagen hecha para recordar y honrar a la Bienaven turada Vírgen María de Guadalupe: y concede a cuantos quisiesen venerar y glorifi car ante ella, a la Bienaventurada Madre de tu Hijo Nuestro Señor Jesucristo, que por sus méritos e intercesión, puedan obtener tu gracia en la presente vida y después la gloria eterna. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
Se rocía la imagen con agua bendita si se dispone de ella y se lleva en procesión la imagen por algunos lugares de la casa o establecimiento, acompañados de algún canto mariano. Se coloca la imagen en el lugar que habrá de ocupar y se dice:

 

ORACIÓN:

Dios Todopoderoso y Eterno, que impulsado por tu infinita misericordia, te dignaste dirigir a México una mirada de amor, y viéndolo lleno de sombras y miserias, enviaste a la In maculada Virgen María para que fuera Apóstol, Reina y Madre nuestra; te rogamos aceptes propicio la ofrenda que por medio de Ella te hacemos de nuestros corazones, familia y hogar. Y haz, por tu infinita bondad, que establezca aquí Nuestra Santísima Madre de Guadalupe, su trono de clemencia y dispensación; nos vea como hijos suyos, nos mantenga lejos del pecado y de todo mal. Y por su intercesión valiosísima alcancemos el perdón y la paz. Por Jesucristo Señor Nuestro. Amén.
Se rezan cinco Avemarías en memoria de las Cinco Apariciones y luego el siguiente

ACTO DE CONSAGRACIÓN

Madre del alma, Virgen Santísima de Guadalupe: con toda la ternura de nuestro corazón, te escogemos hoy por Reina y Soberana y Madre de esta casa y de todo lo que ella contiene: los habitantes y las cosas que poseemos. Recibe, Señora, las llaves de cada puerta; no hay secretos ni reservas para ti. Todo es tuyo. Principalmente nuestros corazones. Tú eres la dueña, la Reina Soberana de este hogar; y nosotros, tus vasallos fieles, tus servidores, tus esclavos. Concédenos en cambio la gracia de amarte, de servirte, de imitarte, de vivir íntima mente contigo y de gozarte en el cielo por toda la eternidad. Amén.
Se reza una Salve frente a la imagen y se termina con la siguiente

 

ORACIÓN

¡SALVE, Reina de los Mexicanos, Madre Santísima de Guadalupe, Salve! Ruega por tu Nación para conseguir lo que tú, Madre Nuestra, creas más conveniente pedir. Amén.
¡Virgen Santísima de Guadalupe, Reina de México, esperanza nuestra, salva a nuestra Patria y conserva nuestra fe!