Rosario de San José

1089
Fiesta de San José

Este Rosario a San José resalta las virtudes de este santo entre los santos

Oración Inicial

Por la señal de la santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

«San José, que con amor trabajaste la madera para en esta vida, vida pasajera, a tu familia el pan de cada día proveer. Oh san José, ahora en el cielo con Cristo, que extendido en el madero en el que vida eterna al hombre dio, enséñanos a reconocer, en el quehacer de cada día el camino hacia Dios».

Primera virtud de san José

«Por el tiempo que a María esperaste, danos la virtud para en silencio pacientemente esperar, esto es danos la paz».

Un Padrenuestro y cinco Ave Marías

— Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. 

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado san José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

Segunda virtud de san José

«Por aceptar en castidad para María desposar, danos la virtud para vivir en pureza y castidad».

Un Padrenuestro y cinco Ave Marías

— Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. 

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado san José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

Tercera virtud de san José

«Por aceptar la paternidad de Jesús, danos la virtud para solo hacer la voluntad de Dios».

Un Padrenuestro y cinco Ave Marías

— Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. 

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado san José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

Cuarta virtud de san José

«Por el día que todo dejaste para tu Hijo salvar, danos la virtud para cumplir lo que Dios pida y vivir, como tú, en santa obediencia».

Un Padrenuestro y cinco Ave Marías

— Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. 

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado San José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

Quinta virtud de san José

«Por el día que tú Hijo encontraste hablando con sabiduría y callaste, danos la virtud de callar y aprender a escuchar al que en nombre de Dios habla».

Un Padrenuestro y cinco Ave Marías

— Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria: Amado San José haz crecer en mí la fe, que en ella buscaré, la esperanza y caridad.

Oración final

«Acuérdate, oh castísimo esposo de la Virgen María, san José, mi amable protector, que nunca se oyó decir, que alguno de aquellos que invocaron tu protección e imploraran tu socorro, hubiese quedado sin consuelo.

Lleno de confianza, me presento ante ti y me encomiendo con fervor a tu patrocinio. No desatiendas mis oraciones, oh padre adoptivo del Redentor, mas bien escúchalas y acógelas. Amén».

Letanías a san José

«Señor, ten misericordia de nosotros (bis)

Cristo, ten misericordia de nosotros. (bis)

Señor, ten misericordia de nosotros. (bis)

Cristo óyenos. (bis)

Cristo escúchanos. (bis)

Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.

Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.

Santa Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

Santa María, ruega por nosotros.

San José, ruega por nosotros.

Ilustre descendiente de David, ruega por nosotros.    

Luz de los Patriarcas, ruega por nosotros.  

Esposo de la Madre de Dios, ruega por nosotros.  

Casto guardián de la Virgen, ruega por nosotros.  

Padre nutricio del Hijo de Dios, ruega por nosotros.  

Celoso defensor de Cristo, ruega por nosotros.  

Jefe de la Sagrada Familia, ruega por nosotros.  

José, justísimo, ruega por nosotros.  

José, castísimo, ruega por nosotros.  

José, prudentísimo, ruega por nosotros.  

José, valentísimo, ruega por nosotros.  

José, fidelísimo, ruega por nosotros.  

Espejo de paciencia, ruega por nosotros.  

Amante de la pobreza, ruega por nosotros.  

Modelo de trabajadores, ruega por nosotros.  

Gloria de la vida doméstica, ruega por nosotros.  

Custodio de Vírgenes, ruega por nosotros.  

Sostén de las familias, ruega por nosotros.  

Consuelo de los desgraciados, ruega por nosotros.  

Esperanza de los enfermos, ruega por nosotros.  

Patrón de los moribundos, ruega por nosotros.  

Terror de los demonios, ruega por nosotros.  

Protector de la Santa Iglesia, ruega por nosotros.  

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: escúchanos, Señor,

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: ten misericordia de nosotros».

Concluimos el rosario a san José haciendo la señal de la cruz.