Poner los ojos en Cristo Crucificado

863
Mirar a Cristo

EVANGELIO

“Entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos griegos; estos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban: «Señor, queremos ver a Jesús». Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les contestó: «Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna»” (Jn 12, 20-25).

Via Crucis IV, Kloster Knechtsteden, Dormagen

SANTOS PADRES

“Nosotros, que nos preparamos para la gran solemnidad, ¿qué camino hemos de seguir? ¿A quién hemos de tomar por guía? No a otro, amados hermanos, y en esto estaremos de acuerdo vosotros y yo, no a otro, fuera de nuestro Señor Jesucristo, el cual dice: Yo soy el camino. Poneos en los caminos y mirad, preguntad: «¿Es éste el buen camino?»; caminad por él, y hallaréis reposo para vuestras almas.” (San Atanasio)

CONSIDERACIONES

– Estamos ya en el llamado Domingo de Pasión, nuestros pies se encaminan hacia la celebración pascual. Estamos en la última semana, antes de llegar a Jerusalén. El Evangelio nos invita a poner nuestros ojos en Jesús.

Jesús es el camino y la meta. El seguimiento al que nos invita no es engañoso: “El que se ama a sí mismo, se pierde”.

– Resuena la enseñanza teresiana: “Con tan buen capitán que se puso en lo primero en el padecer, todo se puede sufrir: es ayuda y da esfuerzo; nunca falta; es amigo verdadero” (V 22, 6).

PROPUESTA

“Poned los ojos en el Crucificado y haráseos todo poco” (Santa Teresa, M VII, 4, 8).


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente (consulta aquí su página web) El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.