canto

cantos, oraciones para cantar, pensamientos y reflexiones con cantos

Santa Matilde Hackeborn: el ruiseñor que le cantaba a Dios en la Liturgia

Santa Matilde Hackeborn: el ruiseñor que le cantaba a Dios en la Liturgia

 Vida

Santa Matilde de Hackeborn (1241-1299) nació en el castillo de Helfta, en la alta Sajonia, Alemania, en el seno de una noble y poderosa familia de terratenientes. A pesar del linaje de su familia (Hackenborn) una de las más nobles, ricas y potentes de Turingia, emparentada con el emperador Federico II, Santa Matilde se crio en un ambiente en que lo religioso se respiraba con naturalidad.

A la edad de siete años, Santa Matilde ingresó como educanda al monasterio benedictino de Rodersdorf. No obstante, en una visita en que acompañó a su madre para ver a su hermana, se impresionó tan favorablemente del monasterio que eligió entonces la vida religiosa para siempre.

¿Cómo usar la música y el canto en la oración?

Canto mal, pero mientras estoy con Cristo Eucaristía con frecuencia brota una melodía del interior. Entre los cantos que tarareo desde dentro están: “¿Cómo te pagaré, oh Señor, todo el bien que me has hecho?”, “Sé que soy nada y del polvo nací, pero tú me amas y has muerto por mí….”, “Cerca de ti, Señor, yo quiero estar.”

La música sacra debe llevar a la nostalgia de lo trascendente

Riesgo, Leer contenidos católicos de provecho

Entrevista al cardenal Zenon Grocholewski

ROMA, martes 31 de mayo de 2011 (ZENIT.org).- La música sacra tiene que llevar a vivir algo de trascendente, diversa de la completa banalidad de los cantos que no se adaptan a la oración y que son simplemente ruido.

Así lo afirma el cardenal Zenon Grocholewski, prefecto de la Congregación para la Educación Católica y gran canciller del Pontificio Instituto de Música Sacra, en una entrevista concedida a ZENIT con motivo del Congreso Internacional celebrado recientemente en Roma por el centenario del Instituto.