Ser consuelo de Jesús

1194

La pequeña esposa de Jesús no tiene que estar triste, pues Jesús lo estaría también. Debe cantar siempre en su corazón el cántico de amor. Tiene que olvidar sus pequeñas penas para consolar las grandes penas de su Esposo.