Condúceme, Luz Amable

314
Condúceme, Luz Amable

Condúceme, Luz Amable, a través de la envolvente penumbra,
¡Llévame Tú hacia delante!
La noche es oscura, y estoy lejos de mi hogar
¡Llévame Tú hacia delante!
Guía mis pasos; no pido ver
el lejano paisaje, un solo paso me basta.
No siempre ha sido así, ni he rogado que Tú
me llevases hacia delante.
Me gustaba elegir y ver mi camino, pero ahora
¡Llévame Tú hacia delante!
Amaba el estridente día, y, a pesar de los temores
el orgullo dominaba mi voluntad: no te acuerdes de los años pasados.
Hace tanto tiempo que Tu poder me ha bendecido, seguro que aún
me conducirá hacia delante,
por la pradera y el pantano, por el despeñadero y el torrente,
hasta que la noche se haya ido;
y con el alba las caras sonrientes de ángeles
que yo amé desde hace tanto y durante un tiempo he perdido.