La presencia de Dios en el alma de Sta. Teresa del Niño Jesús

578

Un día que Teresa charlaba con Celina sobre la unión con Dios, esta última le hizo una pregunta: «Como yo le preguntase, si perdía alguna vez la presencia de Dios, me contestó sencillamente: ¡Oh, no, creo que no he estado nunca tres minutos sin pensar en Dios«. Le manifesté mi sorpresa de que tal aplicación de la mente fuese posible. Ella replicó: «Se piensa naturalmente en quien se ama» (C y R III, 29). (Lafrance J, Mi vocación es el amor).