Tu caminar en Cuaresma

567

“Jesús toma consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, sube aparte con ellos solos a un monte alto, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». No sabía qué decir, pues estaban asustados. Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube: «Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo»” (Mc 9, 2-10).

Via Crucis XII, Sta Clara, Molina de Aragón

SANTOS PADRES

“El Señor descubre su gloria en presencia de unos testigos escogidos e ilumina con tan gran esplendor aquella forma corporal, que le es común con todos, que su rostro se pone brillante como el sol y sus vestidos blancos como la nieve. Sin duda esta transfiguración tenía sobre todo la finalidad de quitar del corazón de los discípulos el escándalo de la cruz, a fin de que la humillación de la pasión voluntariamente aceptada no perturbara la fe de la dignidad oculta” (San León Magno).

CONSIDERACIONES

– El camino de la Cruz para el cristiano está remecido de la luz pascual.

– Subir al Monte del Señor es subir al Monte de la Transfiguración, al Monte Calvario y al Monte de la Ascensión. Somos invitados a entrar en la nube de la manifestación divina en la que se nos revela la identidad de Jesucristo, Hijo amado de Dios, y en Él la nuestra.

El cristiano no sigue un código de moral, sino a una persona, a Jesucristo, Luz del mundo, que transfigura toda la realidad como profecía de la gloria de Dios.

PROPUESTA

Tu camino cuaresmal, ¿lo experimentas oscuro, con penosidad o luminoso?


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente (consulta aquí su página web) El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.