El encuentro de Jesús con la adúltera, ¿qué te dice a ti?

414
Miseria y misericordia

«El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra». Inclinándose otra vez, siguió escribiendo. Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos. Y quedó solo Jesús, con la mujer en medio, que seguía allí delante. Jesús se incorporó y le preguntó: «Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?». Ella contestó: «Ninguno, Señor». Jesús dijo: «Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más» (Jn 8,7-11).

Comentario

El papa Francisco, inspirándose en san Agustín, al final del Año de la Misericordia, escribió una carta apostólica con el título: “Misericordia et misera“; son las dos palabras que san Agustín usa para comentar el encuentro entre Jesús y la adúltera (cf. Jn 8,1-11). No podía encontrar una expresión más bella y coherente que esta para hacer comprender el misterio del amor de Dios: «Quedaron sólo ellos dos: la miserable y la misericordia». Cuánta piedad y justicia divina hay en este episodio, e indica el camino que estamos llamados a seguir en el futuro.”

Imágen: Las Piedras

Dice el refrán que nadie tira piedras sobre su propio tejado. Y a su vez es fácil apedrear, sino físicamente, sí mentalmente y moralmente a una persona al difamarla, y tantas veces de manera hipócrita, por acusar al otro de lo uno mismo peca. Usemos las piedras para construir y no para lapidar.

La Hipocresía

Es un mal que cabe padecer y que deshonra a una persona, cuando esconde la propia debilidad, agrandando la debilidad del otro. ¡Tantos discursos con apariencia social y solidaria, cuando se pronuncian con afán recaudatorio y egoísta!

Propuesta

¿Eres sincero contigo mismo?


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente (consulta aquí su página web) El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.