Asumir la presencia de Dios

312

No debemos buscar consolaciones con la práctica de la presencia de Dios, sino asumirla por amor y por su voluntad.