Dios quiere ocupar nuestro corazón

102

Para la práctica de la presencia de Dios, el corazón debe estar vacío de otras cosas, ya que Dios quiere ser el único que lo posea. Si no puede ocuparlo todo, no puede actuar en él y hacer con él lo que desea.