10 Frases de la Virgen María por San Alfonso

A María

María es el tesoro de Dios y la tesorera de todas las misericordias que nos quiere dispensar.”

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original

 

“Todas las gracias que queramos obtener, las pidamos por medio de María, porque ella alcanza todo lo que quiere y sus oraciones jamás serán desatendidas”

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original

 

“¡Y cómo aventaja esta buena madre en el amor a todos sus hijos! Ámenla cuanto puedan -dice san Ignacio mártir-, que siempre María les amará más a los que la aman.”

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original

 

“Y porque todos los hombres han sido redimidos por Jesús, por eso María los ama a todos y los colma de favores.”

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original

 

“De aquí brota otro motivo por el que somos tan amados por María, y es porque sabe que nosotros somos el precio de la muerte de su Jesús. Si una madre viera a uno de sus siervos rescatado por su hijo querido, ¡cuánto amaría a este siervo por este motivo!

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original

 

“Pongo en vuestras manos toda mi esperanza, toda mi salvación; admitidme por siervo vuestro, y acogedme bajo vuestro manto, Vos, ¡oh Madre de misericordia! Y ya que eres tan poderosa ante Dios, libradme de todas las tentaciones o bien alcanzadme fuerzas para vencerlas hasta la muerte. Os pido un verdadero amor a Jesucristo.”

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original

 

“¡Qué agradecidos debemos vivir para con María por tanto amor! ¡Cuán reconocidos por el sacrificio de la vida de su Hijo que ella ofreció con tanto dolor suyo para conseguir a todos la salvación!”

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original

 

“Por tanto, acudir a la Virgen no es desconfiar de la divina misericordia; es tener miedo de nuestra indignidad.”

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original

 

“María, ¡dichoso mil veces quien te ama! “Si yo amo a María -decía san Juan Berchmans, estoy seguro de perseverar y conseguiré de Dios lo que desee”. Por eso el bienaventurado joven no se saciaba de renovarle su consagración y de repetir dentro de sí: “¡Quiero amar a María! ¡Quiero amar a María!”

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original

 

“María sale al encuentro de los que a ella recurren para hacerse encontradiza antes de que la busquen. Es tanto el amor que nos tiene esta buena Madre -dice Ricardo de San Víctor-, que en cuanto ve nuestras necesidades acude al punto a socorrernos antes de que le pidamos su ayuda.”

(San Alfonso María de Ligorio) Ver original