Oración de Adviento

¿Qué me dices, Dios mío, en Adviento?

Me dices que me visitas.

Tú viniste a habitar entre nosotros

y vendrás de nuevo al final de los tiempos.

Pero ahora, ahora mismo, estás viniendo.

El Adviento es para que aprenda a captar tu presencia en todo,

a contemplarte cerca en cualquier situación,

a celebrar un Amor que me ama sin medida,

a recordar que no puedo salvarme por mí mismo.

En Adviento me pides posada, mendigas acogida.

Aquí tienes tu casa, Señor;

en este tiempo quiero escuchar y meditar a diario tu Palabra,

recibir con más frecuencia la Eucaristía,

abrazarte en el hermano más necesitado.

Y así aprender lo que debe ser toda la vida.

¡Ven, Señor; ven Salvador!