Oración al Espíritu Santo a la hora de las pruebas

1668

Han sido ya demasiadas pruebas, se me ha juntado todo, no soporto más. Esta vez sí siento que me hundo. Se me acabaron las fuerzas, estoy cansado de luchar. Pero recuerdo cuando Jesús llamó a Pedro mientras caminaba sobre aguas agitadas. Mientras Pedro confió en Jesús, se mantuvo erguido (cf. Mt 14, 29). Cuando se miró a sí mismo, comenzó a hundirse. Dame confianza, Señor. Enséñame a caminar sobre aguas agitadas sin hundirme.