Vosotros sois luz del mundo

Vosotros sois luz del mundo

y ardiente sal de la tierra,

ciudad esbelta en el monte,

fermento en la masa nueva.

Vosotros sois los sarmientos,

y yo la Vid verdadera.

Si el Padre poda las ramas,

más fruto llevan las cepas.

Vosotros sois la abundancia

del reino que ya está cerca;

los doce mil señalados

que no caerán en la siega.

¡Dichosos porque sois limpios

y ricos en la pobreza,

y es vuestro el reino que sólo

se gana con la violencia! Amén.