Experiencia de Dios fue vuestra ciencia

303

Experiencia de Dios fue vuestra ciencia,

su Espíritu veraz os dió a beberla

en la revelación, que es su presencia

en velos de palabra siempre nueva.

Abristeis el camino para hallarla

a todo el que de Dios hambre tenía,

palabra del Señor que, al contemplarla,

enciende nuestras luces que iluminan.

Saber de Dios en vida convertido

es la virtud del justo, que, a su tiempo,

si Dios le dió la luz, fue lo debido

que fuera su verdad, su pensamiento.

En nuestro corazón de criaturas,

nos encendió la luz para esconderla,

qué poco puede andar quien anda a oscuras

por sendas de verdad sin poder verla.

Demos gracias a Dios humildemente

y al Hijo, su Verdad, que a todos guía,

dejemos que su Luz, faro esplendente,

nos guíe por el mar de nuestra vida. Amén.