Cristo te llama, Pedro

483

Cristo te llama, Pedro, y tú le sigues;

dejas tu barca, pescador de hombres;

roca y cimiento de la santa Iglesia

Cristo te hace.

El te pregunta:

«¿Me amas más que éstos?»;

tú le respondes: «Sabes que te quiero».

El te encomienda todo su rebaño;

tú lo apacientas.

Tienes las llaves, atas y desatas;

fiel al Maestro, amas más que niegas;

llegas a Roma, con tu magisterio;

mueres por Cristo.

Desde tu cielo, mira a nuestra tierra,

guía los pasos de tus sucesores

que en el primado del amor, sirviendo,

rigen la Iglesia.