Poner en Dios Padre nuestra confianza

730
Abandono en Dios

“Llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y decía: «Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio” (Mc 6, 7-10).

CONSIDERACIÓN

Podemos preguntarnos: ¿por qué envía Jesús de dos en dos a los discípulos? Y la razón es para que el mensaje tenga la garantía de dos o más testigos. Es un protocolo notarial en documentos muy importantes avalar con dos testigos aquello que se afirma. El mismo Jesús recurre a esta exigencia cuando le dice a Nicodemo que hay que nacer del agua y del Espíritu.

El equipamiento que llevan los discípulos se puede comprender desde un significado más amplio que el literal. Llevar bastón y sandalias hace referencia a la noche de la salida de Egipto. En aquella ocasión se les pide a los israelitas que lleven bastón, sandalias, y ceñida la cintura. También se puede interpretar que el discípulo debe apoyarse en la Cruz de Cristo y avanzar por la vida como hijo de Dios, no como esclavo, con el ajuar de bodas, ceñido y con sandalias.

La exigencia y radicalidad de no llevar pan, ni alforja, ni dinero, que puede parecer excesiva, desde un contexto más amplio se comprende que es Jesús el alimento del discípulo, Él se convierte en pan de vida, en tesoro del corazón, Él nos dejará su túnica.

PROPUESTA

¿Te fías de Dios o pones tu confianza en los medios y mediaciones humanos?


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente (consulta aquí su página web) El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.