Valora y ama lo que tienes

438
Amor a la familia

“Cuando llegó el sábado (Jesús) se puso a enseñar en la sinagoga. La multitud, al oírle, quedaba maravillada, y decía: «¿De dónde le viene esto? y ¿qué sabiduría es ésta que le ha sido dada? ¿Y esos milagros hechos por sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?»

Y se escandalizaban a causa de él. Jesús les dijo: «Un profeta sólo en su patria, entre sus parientes y en su casa carece de prestigio.» Y no podía hacer allí ningún milagro, a excepción de unos pocos enfermos a quienes curó imponiéndoles las manos. Y se maravilló de su falta de fe. Y recorría los pueblos del contorno enseñando” (Mc 6, 1-6).

CONSIDERACIÓN

El Evangelio identifica a Jesús, según la carne, como hijo del carpintero e hijo de María. En los últimos años se ha ahondado en la jesusología, en el Jesús histórico, con el deseo de acercarse más al Nazareno, en todo semejante a nosotros, menos en el pecado. Jesús es una persona histórica, no es leyenda, ni mito, ni se debe a una construcción literaria.

Actualmente se interpreta que el oficio de san José estuvo más relacionado con la construcción que con la carpintería, y que muy posiblemente fueran padre e Hijo a trabajar a Séforis, capital de los romanos en Galilea, y precisamente fuera en esta ciudad donde probablemente Jesús obtuvo conocimientos bíblicos y culturales en la escuela rabínica. No obstante, era asistido por el Espíritu Santo. Jesús personaliza: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido.”

El texto evangélico nos denuncia la posible actitud refractaria ante los más cercanos; puede que nos suceda como describe el Evangelio, que seamos admiradores de los de fuera y desmitificadores de los de casa. Hoy se nos advierte del virus que cabe alberguemos en las comunidades, en los pueblos pequeños, donde las personas se atomizan en ideologías. La pandemia ha acrecentado el individualismo.

PROPUESTA

¿Admiras o criticas a los que conviven contigo? ¿Aprecias a las personas de tu entorno?


Agradecemos esta aportación a Don Ángel Moreno de Buenafuente (consulta aquí su página web) El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet y redes sociales, siempre y cuando se cite su autor y fuente original: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.