Vocación

    1359

    La vocación es el eco de una selección divina. Desde toda la eternidad Dios tiene determinado para el hombre que sale de sus manos un estado de vida: matrimonio, celibato, clericatura, religión. Todos deben mantenerse a la escucha para captar el mensaje… Cada cristiano tiene su vocación especial. Esta vocación es la consecuencia lógica del acto creador. Al sacarnos de la nada, trazaba Dios por anticipado nuestro programa de vida, que tratará, en consecuencia, de realizar lo mejor posible. Dueño absoluto de nuestro ser, a El toca utilizamos, según los designios de su providencia, para la glorificación de su nombre (El culto de los votos c. 2)

    « Índice