Purificación

    1246

    Entre las aplicaciones de la palabra «purificación» recordamos aquella referida a la purificación de María con ocasión de la presentación de Jesús en el Templo (cfr. Lc 2, 22) y aquella de las abluciones de personas y vasos sagrados en el contexto litúrgico. La palabra pureza implica la situación de impureza de la es necesario liberarse. El significado teológico-espiritual de la pureza es aquél que enseña Santo Tomás de Aquino: «El hombre tiene la tarea principal de alejarse del pecado y de resistir a sus concupiscencias, que mueven en sentido contrario a la caridad». La teología espiritual, además del significado de la expresión purificación moral, purificación de la conciencia, purificación del corazón y purificación de las intenciones conoce en particular la purificación de los sentidos, purificación de los afectos y purificación del espíritu. El fin ideal de estas expresiones no es otro que el de llevar al hombre a la unión con Dios (Diccionario de mística)

    « Índice