Amén

Amén (del hebreo Aman= estable, ser fiable): se usa en el Antiguo Testamento principalmente con el significado de «así sea», para reforzar el deseo de la acción de Dios o para entrar en la alabanza de Dios. En el Nuevo Testamento es a menudo la palabra final que remarca una oración. Pero quien la usa con más frecuencia es Jesús mismo como una introducción, por lo demás infrecuente, de su discurso. Subraya la autoridad de sus palabras (Youcat pág. 99)

« Índice