Sentido del humor

75

Trata de verte a ti mismo y todo cuanto te rodea de una manera menos seria y más a la luz de la fe. Verás entonces cómo lo que tanto te importa carece de significación y merece más la burla. Trata de sonreír y reírte de ti mismo. Trata de imitar a Dios, quien tiene que poseer un extraordinario sentido del humor. Basta pensar que te eligió a ti como su colaborador en la obra que realiza. ¿No es esto una expresión evidente de su gran sentido del humor?