¿Qué es vivir?

189

Vivir es tener en sí una actividad propia, proveniente de un principio íntimo que tiene el poder de desarrollarse en su acción y de poseer su desarrollo. Hay dos clases de vida, la vida perfecta y la vida imperfecta. La vida perfecta es la del ser que se posee y se ejerce en la plenitud de un movimiento a quien nada le queda por adquirir: la plenitud absoluta de esta vida está solamente en Dios. El acto divino por el cual Dios se posee, se conoce y se ama en la trinidad de sus personas, es un acto infinito, y este acto es la vida de Dios en sí mismo. En el cielo tendré la plenitud de vida de que mi ser se haya hecho capaz, y poseeré eternamente y sin alteración, en un solo acto, en el que se ejercerá toda mi fuerza vital, el desarrollo que yo haya alcanzado. Será esto, en mi medida propia y finita, la vida perfecta. Aquí abajo la vida es imperfecta. ¿Y qué es la vida imperfecta? –Es el movimiento de adquisición por el cual un ser se desarrolla. El principio de actividad interna va creciendo y dilatándose en su acción. Es una vida que se hace, que se construye, que se organiza. El signo característico de esta vida es adquirir y crecer. El crecimiento del ser imperfecto es la manifestación esencial de su vida. Y tal es la condición de mi vida presente. (José Tissot, La vida interior)