Porqué Dios quiere que roguemos

486

¿Mas por qué Dios se hace rogar para dar su gracia? –Porque quiere que yo esté cerca de Él para darme sus dones. El fin de mi vida es ir a Él. Si no me hubiese impuesto la obligación de la oración, permanecería constantemente en mí mismo y abusaría de sus dones lejos de Él; gastaría mi vida como el hijo pródigo, y mientras me quedase algo que dilapidar alejado de Él, no pensaría en volver a Él: la necesidad me hace volver a Él. Cuando siento mi necesidad y me acuerdo de las riquezas de la casa de mi padre, me levanto y vuelvo a ella, es decir, ruego a Dios. Y Dios espera a que me acerque a Él para abrazarme, esto es, para darme su gracia. Las tardanzas aparentes que a veces emplea respecto de mí, esos largos plazos que en algunas ocasiones pone a su munificencia no tienen otro objeto sino hacer que mi aproximación a Él sea más completa. ¡Qué bueno es Dios obligándome a orar por mucho tiempo! Así me excita a elevarme hasta Él, a refugiarme en Él, a entrar en Él. ¡Dios mío! ¿Cuándo comprenderé vuestras misericordias y las bellezas y grandezas de la oración? (José Tissot, La vida interior)