Orar con Sta. Teresa del Niño Jesús

381

Si queremos aprender a orar en la escuela de Teresa, tenemos aquí un índice importante sobre la manera de hacerlo. Lo primero que tenemos que hacer, al comienzo de la oración, es buscar el verdadero rostro de Dios, el único que se revela a nosotros. Muy a menudo, una multitud de imágenes mentales y visuales nos impiden encontrar el verdadero rostro de Dios. Hemos sacado estas imágenes en nuestros contactos, nuestras lecturas y aun de nuestra experiencia personal; no son del todo falsas, pero son inadecuadas a la realidad de Dios. Si queremos encontrar a Dios tal como es en verdad, debemos ir a él con toda nuestra experiencia y nuestros conocimientos, pero abandonarlos para mantenernos ante Dios, conocido y desconocido a la vez. La única verdadera oración que debe entonces subir, no sólo de la superficie de los labios, sino sobre todo del fondo del corazón es ésta: ¡Muéstranos, Señor, tu verdadero rostro de Misericordia y seremos salvos!» (Lafrance J, Mi vocación es el amor).