La recta medida de la mortificación

222

Yo no puedo consentir legítimamente, por mí mismo, en ninguna degradación de mi vida. Ahora bien, yo puedo degradarme imprudentemente, bien sea por exceso de severidad, bien sea por exceso de sensualidad; ni en un sentido ni en otro me son permitidos los excesos. En el uso de las mortificaciones debo, por consiguiente, mantenerme a igual distancia del sensualismo cobarde y de la crueldad degradante. El que ama su alma la perderá, y aquel que sepa odiarla en este mundo la conserva para la vida eterna. Hay, pues, según testimonio del Salvador, un amor que destruye y un odio que guarda la vida. El amor destructor es la cobardía sensual, el odio guardián es la sabia y prudente severidad. Por tanto, nada de amor cobarde, pero nada tampoco de odio cruel. (José Tissot, La vida interior)