El Espíritu nos hace libres y soberanos

617

El avaro es esclavo de las riquezas, el sensual es esclavo de los placeres y el orgulloso es esclavo de los honores; y los hombres y los placeres y las riquezas no son del hombre cuando el hombre es sensual y es avaro y es orgulloso; sino que el hombre es de los placeres y de las riquezas y de los honores. La ordenación, empero, del Espíritu Santo nos hace libres y nos hace soberanos. El hombre que sabe dominar sus pasiones, que sabe usar bien las criaturas, ha roto las cadenas, ha recuperado su grandeza real; (El Espíritu Santo)