El trabajo de la sencillez

142

Esta es la oración más pobre pero la más profunda: un simple acto de amor por encima de cualquier palabra, de todo pensamiento. Necesitamos mucho tiempo y un profundo trabajo de la gracia para llegar a esta sencillez.