Primera acción de la oración: amar

93

Nuestro primer trabajo en la oración es no pensar ni ofrecer, ni hacer algo por Dios, sino dejarnos amar por Él como niños pequeños.