Dios, habitante de nuestro corazón

169

Para la vida de oración es muy importante la presencia de Dios en nuestro corazón. Es objeto de fe. Dios habita en el fondo de nuestro corazón.