Dios viene a nuestro encuentro como niño indefenso

155

Dios es tan poderoso que puede hacerse inerme y venir a nuestro encuentro como niño indefenso para que podamos amarlo.