Dios nuestro único apoyo

80

Desde el punto de vista de la fe, es bueno que, de vez en cuando, sientas que tus pies no están tan bien afianzados, porque con esa situación está vinculada la gracia. Y es que no puedes apoyarte en nada más que en Dios; no puedes apoyarte ni en sus dones, ni tampoco en los signos de su presencia. (Tadeuz Dajczer, Meditaciones sobre la fe)