Cristo, buen amigo

311

En negocios y persecuciones y trabajos, cuando no se puede tener tanta quietud, en tiempo de sequedades, es muy buen amigo Cristo, porque le miramos Hombre y vémosle con flaquezas y trabajos, y es compañía y, habiendo costumbre, es muy fácil hallarle cabe sí.