Conversiones de un alma que ruega

203

Las conversiones vienen de Dios y quizá son debidas no a nosotros mismos sino a un alma incógnita que ruega y se inmola en secreto.