Confianza de llegar a la cumbre

187

”¡Oh madrina querida!…, si todas las almas débiles e imperfectas sintieran lo que siente la más pequeña de todas las almas, el alma de vuestra pequeña Teresa, ni una sola perdería la esperanza de llegar a la cumbre de la montaña del amor, pues Jesús no pide grandes obras, sino solamente abandono y agradecimiento» (Ms.B, Flvo). (Lafrance J, Mi vocación es el amor)