15 septiembre,2016

Amar realmente a Dios y al prójimo

No bastan los gestos de piedad. Nuestro amor a Dios y al prójimo debe ser real, el regalo y compromiso de nuestro propio ser.