donación

El suave yugo de Jesús

¡Dios mío, cuánto más sencilla y más fácil es la verdadera piedad! Mi yugo es suave y mi carga ligera, dice a todos el Maestro de la piedad. Es necesario comenzar siempre por recibir la acción de Dios, a fin […]