Para ser santo, primero hay que ser hombre

148

Antes de que un hombre pueda convertirse en santo, primero debe ser un hombre, con toda la humanidad y fragilidad de dicha condición. El más Santo de los santos, el Verbo Encarnado, Jesucristo, fue en sí mismo la humanidad más perfecta y profunda.