¿Has sentido que algo no funciona bien en tu corazón?

178
¿Has sentido que algo no funciona bien en tu corazón?

¿Has tenido la experiencia de sentir que algo no funciona bien en tu corazón? Tal vez algún día en que te has encontrado a solas contigo mismo o que has caído y ves con vergüenza tu miseria, y te apena. Presientes que algo anda mal allá adentro y necesita reparación; una herida que debe sanar. Y te pregunas ¿qué debo hacer?

Alguna persona ingeniosa que desconozco, escribió un mensaje que recibí por correo; se lo comparto.

 Aviso

El Fabricante de todos los seres humanos (DIOS) les recuerda a todas las unidades manufacturadas, sin importar tipo o año de fabricación, que tienen un defecto muy serio en el componente primario y central del corazón.

Esto se debe a un mal funcionamiento de los prototipos originales llamados Adán y Eva quienes reprodujeron el mismo defecto en todas las unidades subsecuentes.

Este defecto ha sido llamado técnicamente “Sub-sequential Internal Non-Morality” (inmoralidad interna subsiguiente), más comúnmente conocido como S.I.N (pecado).

Algunos de los síntomas incluyen:

  1. Amnesia del propio origen
  2. Pérdida de dirección
  3. Falta de paz y alegría
  4. Emisiones vocales fuera de lugar
  5. Comportamiento violento o egoísta
  6. Confusión en el componente mental
  7. Odios y rencores
  8. Temores y rebeldías
  9. Idolatría
  10. Falta de respeto a la vida

El Fabricante, que no es ni responsable ni culpable de este defecto, ha decidido ofrecer una reparación autorizada por la fábrica y el servicio gratuito para corregirlo.

El técnico encargado de la reparación, JESÚS, se ha ofrecido generosamente a llevar toda la carga del inmenso costo de estas reparaciones. No se requiere una cuota adicional y a nadie se exige merecerlo.

Número de emergencia

El número que debe marcar para solicitar dicha reparación en cualquier área es: O-R-A-C-I-Ó-N.

Una vez conectado, por favor eleve al Cielo el peso del PECADO a través del procedimiento ARREPENTIMIENTO. Luego, descargue en la CONFESIÓN y acuda a la EXPIACIÓN ofrecida por el técnico encargado de la reparación, Jesús. Hecho esto, introdúzcala dentro del corazón.

Sin importar cuan grande o pequeño sea el defecto PECADO, Jesús lo reemplazará con:

  1. Amor
  2. Misericordia
  3. Alegría
  4. Paz
  5. Paciencia
  6. Amabilidad
  7. Bondad
  8. Fe
  9. Dulzura
  10. Control personal

Por favor consulte el manual de operaciones, “Basic Instructions Before Leaving Earth” o B.I.B.L.E (“instrucciones básicas antes de abandonar la tierra”; Biblia), para mayor información sobre la aplicación de estas correcciones.

Advertencia: el ejercicio continuo del ser humano sin la aplicación de estas correcciones anula la garantía dada por el fabricante, y expone a la unidad a peligros y problemas innumerables con el resultado de un ser humano confinado. Jesús atenderá también gratuitamente las llamadas de emergencia.

-Dios

P.D. Por favor, solicitamos su cooperación informando a otros sobre este importante aviso, que es más bien un recordatorio, pues se ha expedido ya en repetidas ocasiones.

Recuérdelo, puede contactar al Padre en todo momento y sin costo marcando: O-R-A-C-I-Ó-N.

********

Creo que este texto ayuda a entender lo que nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica sobre la oración y la urgencia que todos tenemos de ella:

«Dios es quien primero llama al hombre. Olvide el hombre a su Creador o se esconda lejos de su Faz, corra detrás de sus ídolos o acuse a la divinidad de haberlo abandonado, el Dios vivo y verdadero llama incansablemente a cada persona al encuentro misterioso de la oración. Esta iniciativa de amor del Dios fiel es siempre lo primero en la oración, la actitud del hombre es siempre una respuesta. A medida que Dios se revela, y revela al hombre a sí mismo, la oración aparece como un llamamiento recíproco, un hondo acontecimiento de Alianza.» (Catecismo 2567)


Autor, P. Evaristo Sada L.C.(Síguelo en Facebook)

El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.