11 septiembre,2012

Grados de intimidad en la meditación (Segunda Parte)

Grados de intimidad en la meditación (Segunda Parte)

En la oración de los principiantes la gracia de Dios está siempre presente en el corazón del hijo para ayudarle; aunque hace falta superar muchos obstáculos y dificultades para que la acción del Espíritu Santo haga sentir su acción. La iniciativa está todavía en manos del hombre y Dios quiere el esfuerzo como manifestación de buena voluntad.

En esta primera fase de vida espiritual, la meditación aparece todavía principalmente como un esfuerzo de la persona. Y el progreso no faltará cuando la persona haya quitado, o mejor, sepa con la mortificación, controlar las pasiones y neutralizar las influencias negativas del mal; el Espíritu Santo hará sentir mejor y más vigorosamente su acción.

Entonces la iniciativa pasa a las manos de Dios, el alma se vuelve como pasiva, y también su diálogo, en la oración, está más controlado por Dios; por tanto es más simple, menos laborioso e inmensamente más fructífero; la acción de Dios es operativa más allá de nuestras expectativas.

”Clasificación” de los grados de oración

¿Será fácil clasificar con precisión toda la gama de los grados de oración ordinaria y superior?


a) Al inicio tenemos la oración discursiva o simplemente meditación; en ella prevalece el trabajo del intelecto. (…), el hombre llega a los diversos actos de la voluntad. (…);pero domina el razonamiento y abundan las palabras.

b) A continuación, en la oración afectiva, los actos de la inteligencia se reducirán; (…) es la gracia del Espíritu Santo que se hace sentir más. Ahora prevalecen los afectos.

c) Después la oración se hace siempre más simple; los actos de la voluntad se simplifican en su formulación y ganan en intensidad; se ora con una caridad más intensa. La simple mirada de una madre a su hijo es expresión de su amor.

Extracto de La oración 


Autor: Antonio Furioli

El contenido de este artículo puede ser reproducido total o parcialmente en internet siempre y cuando se cite su autor y fuente originales: www.la-oracion.com y no se haga con fines de lucro.