De una Virgen hermosa

466

De una Virgen hermosa

celos tiene el sol,

porque vió en sus brazos

otro Sol mayor.

Cuando del oriente

salió el sol dorado,

y otro Sol helado

miró tan ardiente,

quitó de la frente

la corona bella,

y a los pies de la Estrella

su lumbre adoró,

porque vio en sus brazos

otro Sol mayor.

«Hermosa María

-dice el sol, vencido-,

de vos ha nacido

el Sol que podía

dar al mundo el día

que ha deseado».

Esto dijo, humillado,

a María el sol,

porque vió en sus brazos

otro Sol mayor.

Al Padre y al Hijo

gloria y bendición,

y al Espíritu Santo

por los siglos honor. Amén.