La mujer fuerte

1721

La mujer fuerte

puso en Dios su esperanza:

Dios la sostiene.

Hizo del templo su casa;

mantuvo ardiendo su lámpara.

En la mesa de los hijos

hizo a los pobres un sitio.

Guardó memoria a sus muertos;

gastó en los vivos su tiempo.

Sirvió, consoló, dio fuerzas;

guardó para sí sus penas.

Vistió el dolor de plegaria;

la soledad, de esperanza.

Y Dios la cubrió de gloria

como de un velo de bodas.

La mujer fuerte

puso en Dios su esperanza:

Dios la sostiene. Amén.