Espiritus sublimes

198

Espíritus sublimes, ¡oh mártires gloriosos!,

felices moradores de la inmortal Sión,

rogad por los que luchan en las batallas recias,

que alcancen la victoria y eterno galardón.

¡Oh mártires gloriosos de rojas vestiduras,

que brillan con eternos fulgores ante Dios!

Con vuestro riego crezca de Cristo la semilla,

y el campo de las mieses se cubra ya en sazón. Amén.